No nos gustan las contraseñas. Queremos acceder a más servicios online o móviles sin tener que utilizar combinaciones de letras, caracteres y números. Las contraseñas son un inconveniente y son más peligrosas que otras opciones de autenticación disponibles hoy en día, porque se pueden adivinar, robar o descifrar. Por esa razón, hemos estado revisado los avances en la autenticación biométrica como un factor de autenticación más robusto y seguro.