La transformación digital afecta y optimiza todas las facetas de una compañía, pero algunas especialmente. Es el caso de las comunicaciones con los clientes, más aún si estas se realizan a través de múltiples canales y dispositivos, intercambiables y sincronizados. Es decir, cuando hablamos de comunicaciones omnicanal.