La nueva situación producida por la pandemia del coronavirus y las medidas de confinamiento han acelerado la necesidad de digitalizar los procesos de firma electrónica de las empresas en las comunicaciones y transacciones con los clientes, proveedores y empleados.