Para cada industria llega un momento en el que nuevos competidores entran en juego, llamando la atención y convirtiéndose en los nuevos protagonistas del sector. La industria de seguros está experimentando esta disrupción ahora, y están haciendo algo más que quitarle ingresos potenciales a las aseguradoras tradicionales, les están obligando a cambiar para sobrevivir.