Una de las piedras angulares del cumplimiento del RGPD y firma de contratos es contar con las medidas adecuadas para capturar, registrar y administrar el consentimiento del cliente.