Las organizaciones de servicios financieros están compitiendo para convertirse en negocios digitales. Cuanto más ofrecen los servicios digitales y móviles, mayor es la necesidad de la firma electrónica como facilitador del onboarding y la apertura de cuentas digitales para los clientes.