Si algo ha acelerado la pandemia global, ha sido la carrera de las empresas por la digitalización. En momentos de confinamiento y distanciamiento social, las organizaciones han tenido que agilizar sus procesos digitales para satisfacer a un cliente virtual, que no por ello ha pasado a ser menos exigente.