La omnicanalidad es un proceso vivo que a menudo se alimenta a sí mismo gracias a la complementariedad de los canales. Cuanto mayor sea el abanico de vías que tienes para contactar con tus clientes, mayor será la probabilidad de tener una comunicación fluida que optimice experiencia de tu cliente.